Estructura

ESTRUCTURA

 

1. Madera.
La madera es un material de construcción de alta calidad, ligero, resistente y duradero, además de renovable y con huella de carbono negativa. El Forest Stewardship Council (FSC) certifica todos los elementos de madera utilizados en la construcción BASS.

El sistema estructural “platform frame”, estructura ligera de madera, proporciona un aprovechamiento óptimo de los materiales, siendo el más utilizado en países con un alto nivel de desarrollo tecnológico como Estados Unidos, Canadá, Japón y gran parte de los países del norte de Europa. Este sistema posibilita un gran ahorro de tiempo y material.

 

2.​ Resistencia Estructural.
Su carácter ligero complementa la capacidad estructural de la madera, siendo el material que presenta mejor ratio peso/resistencia, incluso superando al hormigón y al acero.

– Resistencia al Sismo.
La combinación de bajo peso, entramado continuo y material flexible que ofrece BASS SYSTEMⓒ, es la solución óptima para garantizar la integridad estructural y evitar daños secundarios por los desprendimientos provocados en sistemas tradicionales durante un seísmo.

– Resistencia al fuego.
La madera estructural está protegida físicamente por materiales biocompatibles, no quedando expuesta en ningún momento a la acción del fuego. En la resolución de la estructura se incorporan elementos específicamente diseñados y dimensionados para evitar el efecto chimenea en las cámaras aislantes de la fachada.

El sistema estructural BASS SYSTEMⓒ supera lo exigido por el Código Técnico de la Edificación para las estructuras de hormigón y acero. El uso de materiales biocompatibles, como el corcho y la fibra de madera, suponen una gran ventaja, en caso de incendio, ya que no propagan las llamas.

Además, en su combustión se produce exclusivamente CO y vapor de agua, mucho menos nocivos que los gases emitidos a altas temperaturas por aislantes industriales (los poliestirenos o los poliuretanos), que son, en algunos caso, más peligrosos que las propias llamas.

 

3. Impacto por extracción y transformación. 
A diferencia de los materiales estructurales tradicionales, tales como el acero, el hormigón o la cerámica, la tala y aserrado de árboles no implican emisiones de CO2 en su manufacturación y reciclaje

En el momento de su combustión o descomposición como residuo, el aporte de carbono a la atmósfera será idéntico al que se fijó realizando la fotosíntesis. La producción de piezas de madera, respecto a los materiales de construcción convencionales, requiere una cantidad de agua muy inferior y, por tanto, origina un menor impacto en la calidad de los afluentes de aguas residuales.

La madera genera un residuo, también de madera natural, y por ello totalmente biodegradable, reciclable y reutilizable, por ejemplo, como biomasa.

 

4. ​Durabilidad. 
La madera estructural se encuentra totalmente protegida de la intemperie por el resto de elementos del sistema integrados en la envolvente. De esta forma, se encuentra en unas condiciones de humedad y temperatura prácticamente constantes que permiten que su vida útil sea superior a 500 años, tal y como demuestran numerosos edificios de nuestro patrimonio histórico.

Contacta con nosotros

Acepto los términos y condiciones

Estructura