Noticias

Por qué nos seducen los aislantes térmicos ecológicos

el 30 julio, 2018

¿Qué es un aislante térmico, y por qué cada vez más gente está solicitando que sean ecológicos?.

Un aislante térmico se podría definir como aquel material que presenta una elevada resistencia térmica. Esto es, que se opone al flujo de calor, impidiendo que este pase al medio para igualar las temperaturas, como sucede de modo natural.

 

Hay que tener en cuenta que no todos los aislantes térmicos son iguales.

Varían en la manera en la que son procesados, la cantidad de energía que se ha consumido para su producción, y su posibilidad para el posterior reciclaje.

Por ejemplo los aislantes térmicos tradicionales como el poliestireno extruido o la espuma de poliuretano, son materiales procedentes del petróleo y difíciles de reciclar.

En contraposición, siendo evidente que son biodegradables y reciclables, te vamos a enumerar por qué estamos enamorados de los aislantes térmicos ecológicos:

  • 1- Aislamiento acústico.
    Debido a la alta densidad de los materiales ecológicos.
  • 2- Absorción de la humedad.
    Estos tienen la cualidad de absorber las humedades aledañas.
  • 3- Gran capacidad térmica.
    Estos aislantes ecológicos son aproximadamente tres veces superiores en capacidad térmica a los aislantes tradicionales.
  • 4- Infraestructura transpirable.
    Permite que el edificio transpire, dando lugar a que las corrientes de aire se mantengan y no se escapen. Esto provoca que sean capaces de guardar la frescura durante horas.
  • 5- Costo energético de producción.
    Para su fabricación se necesita un consumo mínimo de energía en comparación con los otros materiales.

Tras enumerarte los beneficios potenciales de este material, comprenderás mejor porque son nuestros preferidos.

 

Dicho esto, vamos a proponerte 5 materiales ecológicos que se adecuan mejor a la construcción moderna y son respetuosos con el medioambiente.

  • 1. Cal.

    Formaciones de piedra caliza.

    Proveniente de la calcinación de las rocas calizas o dolomías. Son grandes aislantes térmicos y acústicos, y se comercializa en forma de cal hidráulica, cal aérea o mortero de cal.

    Debido a la alcalinidad natural de la cal, el material tiene las propiedades de desinfección y fungicida natural. Cabe destacar su flexibilidad, evitando el agrietamiento de puntos de acceso de agua, y su transpirabilidad, perfecta para zonas húmedas.

 

  • 2. Lana de oveja.

    Rebaño de ovejas.

    Proviene de la esquila regular de su piel y resulta muy económico si se dispone de un proveedor local.

    Con tratamientos ignífugos y antiplagas se convierte en un material óptimo como aislante, llegando incluso a ser utilizado en infraestructuras de alto standing. Cabe destacar que cuando se humedece su capacidad de aislamiento se ve incrementada.

 

  • 3. Corcho prensado.

    Corche de roble.

    Procede de la corteza del alcornoque (árbol mediterráneo que renueva su corteza cada 10 – 12 años). Para la comercialización se realiza en planchas aglomeradas, las cuales se producen prensando y calentando el material sin necesidad de ningún tipo de adhesivo. Su baja resistencia al fuego se puede paliar con tratamientos ignífugos. Destaca su extrema impermeabilidad, siendo adecuadas para paredes y zonas húmedas como el sótano.

 

  • 4. Virutas de cañamiza.

    Semillas de cáñamo. Posteriormente del cáñamo se extraen las virutas.

    Originario del tronco de la planta llamada cáñamo, no requiere de abonos o pesticidas ni de regadío. Se comercializa en mantas o paneles aislantes con la cualidad de transpiración, posibilitando su regulación en humedades. Es notoria su capacidad de absorción acústica para el bienestar interior del hogar. Si se complementa con otros materiales pueden dar lugar a ladrillos, rollos de fieltro o morteros.

 

  • 5. Fibra de madera.

    Textura de la madera.

    Resultante de los residuos de la madera como astillas o cuando esta se tritura, contribuye a no desperdiciar restos tanto en el corte de bosques como en la industria de la madera.

    Se comercializa en forma de tableros, y la estructura porosa de sus fibras favorece la difusión del vapor. El gasto energético de producción es algo más elevado, sin embargo, dichos tableros tienen la cualidad de absorber el ruido, disminuyendo el impacto acústico.

 

Dicho esto, esperamos haberte mostrado todas las ventajas que ofrecen estos materiales ecológicos, los cuales no tienen nada que envidiar a los tradicionales, incluso superándolos en el número de cualidades en algunos casos.

En BASSHOUSES creemos en la edificación moderna y respetuosa con el medioambiente por lo que te animamos a que apuestes por estos materiales.

Compartir este artículo:
Por qué nos seducen los aislantes térmicos ecológicos

Join the conversation