Noticias

¿Lujo? no, ¡verdadero lujo!

el 3 octubre, 2016

Cada día el lujo como posesión nos impide ver, sentir, disfrutar todo aquello que en BASS consideramos la verdadera sustancia del bienestar, verdadero lujo.

Porque aquello que importa, aquello que nos reconcilia con nuestra esencia, es la oportunidad de parar, respirar, cerrar los ojos y deleitarnos en un detalle, un momento mágico e inenarrable, un instante de auténtica vida.

 

 

Lujo es un Yate amarrado en puerto Banús 360 días al año.

Verdadero lujo es la sonrisa bañada de sal de tu hijo mayor triunfal sobre el viento al conseguir por primera vez navegar ciñendo su catboat. Bordada tras bordada, aspiramos a ese repiqueteo sincrónico y orgulloso.


Lujo es invertir en un Martin Kippenberger que jamás será contemplado.

Verdadero lujo son manchas nebulosas y pueriles, olor a óleo pintando, el cambiante cielo que ilumina cenitalmente tu estudio doméstico.

Lujo es derramar un Krug Clos D’Ambonnay del 1995.

Verdadero lujo son dos copas entre las sábanas con la inmensidad de la luna llena rielando mediterránea como único testigo de tu pasión.


Lujo es Jimmy Choo.

Verdadero lujo es descalzarse, pisar el césped, oler jazmín y lavanda y apreciar las estrellas desde el vergel que cubre y protege tu hogar.

 


Lujo es la innecesaria precisión suiza de un Patek Philippe del que vive al ritmo de su agenda.

Verdadero lujo es la certeza del otoño confirmada por la primera hoja que cae del bermellón Arce Japonés que colorea la vista de tu ventana, desde el calor de una chimenea que comienza a ser necesaria.

Lujo es un salón desangelado de 120 m2.

Verdadero lujo es un rincón donde releer, unas notas que te tocan el corazón mientras Nicola Piovani y Offenbach alternan en vinilo, minutos después de haber disfrutado la Vita é Bella proyectada sobre la blanca tersura de una tapia mediterránea en el jardín, sentado bajo tu árbol favorito mecido cadencioso por la brisa.


El LUJO está a la venta, se paga, se compra, el verdadero lujo se disfruta, nos embelesa, nos hace sentir vivos. Tan próximo e inalcanzable. Aspiramos a esos momentos, porque son esos segundos los que subliman nuestro ser. Reúnelos, cargarlos de sentido ¡atesóralos! y tendrás un hogar BASS HOUSES dónde vivir el verdadero lujo. Esta filosofía, este norte, esta capacidad de discernir lujo de verdadero lujo es nuestro sello. Descubre el verdadero lujo de una casa ecológica y sostenible en www.basshouses.com.

 

Compartir este artículo:
¿Lujo? no, ¡verdadero lujo!

Join the conversation